Nicaragua: Mujeres ajustándose a las estadísticas de la felicidad

Por Sylvia Torres
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Managua, abril (SEMlac).- ¿Debo cambiar mi círculo de amistades por personas más felices, o empezar a indagar?, ¿cuándo es que en Nicaragua nos empezamos a conformar con tan poco?, expresó Bertha Massiel Sánchez, una joven feminista originaria de Chinandega. 
Antes de semana santa, la población nicaragüense amaneció ocupando el número 43, entre los países más felices del mundo de un total de 157. Fuera de los medios oficiales, la noticia causa incredulidad o risa. El año pasado, Nicaragua también apareció ocupando el sexto mejor lugar para ser mujer.
"Ser feliz es una ambición y un estado de ánimo deseables. Pero, hacia donde vea, la gente está abrumada, porque no encuentra empleo, le despidieron del trabajo, tuvo que pagar sobornos, la presionan en el trabajo, las leyes no se cumplen, hay cucarachas en los hospitales públicos. Y, además, un 25 por ciento ha emigrado de la felicidad del país, o está pensando en irse ante la falta de oportunidades y, cada día, cuatro niñas son violadas", dijo. 
En este contexto, Marta María Blandón, directora centroamericana de IPAS, hizo público un informe que revela que, desde que asumió el gobierno el presidente Daniel Ortega, más de 16.400 niñas han sido violadas y además forzadas a convertirse en madres. La maternidad temprana, expone a las niñas a más violencia por parte sus parejas, o las nuevas familias con quienes conviven, además de hacer más difícil su retorno a la educación formal y, por tanto, a mejorar su nivel de vida.
Blandón cuestiona que a la sociedad le preocupa más el boxeo que estos casos de abuso sexual. Recientemente, el boxeador Román González, conocido como "el chocolatito", perdió una pelea por un cinturón mundial, y los reclamos de la población y la crónica deportiva incendiaron medios tradicionales y redes sociales, reclamando por el fallo, y acusando a los jueces de robo. 
"No puede ser", dijo la feminista y condenó que la sociedad se quede impasible ante actos violentos y de duras consecuencias para las niñas, mientras se indigna a más no poder por un asunto de boxeo. Me pregunto, agregó, ¿cuáles son los valores que se están inculcando a las personas?
El índice de felicidad, en el que Nicaragua avanzó unos cinco puntos en relación con la medición de 2015, fue elaborado por la Organización de las Naciones Unidas y estuvo a cargo del economista Jeffrey Sachs. El informe se base es variables como: Producto Interno Bruto per cápita, apoyo social, expectativa de vida, libertad para tomar decisiones, generosidad y percepción de la corrupción. 
Magaly Quintana, líder de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) en Nicaragua, se pregunta; ¿a quienes están escuchando las personas que redactan ese informe para calificar al país? Ella cuestiona la veracidad de las estadísticas oficiales; según dijo, hay un interés de esconder los femicidios, para mejorar los indicadores a nivel internacional. 
El año pasado, la policía solo aceptó 11 mientras que el Observador que ella coordina reflejó 49, y eso según la definición limitada de la policía, después de las modificaciones a la Ley 779, que redujo la definición del delito solo para aquellos casos en los que media una relación de pareja, o una expareja.
Si dolo tuviéramos 11 femicidios, a lo mejor estaría Nicaragua en ese lugar y a lo mejor seríamos felices, pero es un engaño, dijo. 
Las cifras oficiales de medicina legal indican que el año pasado hubo 4.923 peritajes de violencia sexual. De estas denuncias recibidas en el Instituto de Medicina Legal, 51.36 por ciento corresponde a niñas y niños, de 28 municipios, en los que el instituto tiene sus delegaciones de los 153 que existen en Nicaragua. O sea, la muestra equivale al 18.3 por ciento del territorio de Nicaragua.
Durante lo que va de año, según CDD han ocurrido 14 femicidios y 18 en grado de frustración, de acuerdo a lo que reconoce en la ley 779. 
La cifra ascendería a 15, agregó, si se aplicara la definición de feminicidio, no reconocido en la ley 779, pero ocurre cuando una mujer mata a otra mujer y está de por medio, la disputa por un hombre, o su protección. Como es el caso de una suegra que afirma asesinó a la ex esposa de su hijo. En 2016 hubo 49 femicidios, de acuerdo con la definición de la ley. 
Juanita Jiménez, líder del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), ha declarado a la prensa nacional que le llama la atención que en los datos estadísticos de 2016, en el apartado sobre Violencia Intrafamiliar y Sexual, hayan aumentado los casos resueltos como faltas y fueran enviados a mediación. Estos pasaron de 4.363 casos en 2015 a 9,774 casos el año pasado.
Para Jiménez, se trata de un ocultamiento premeditado porque las faltas sujetas a mediación constituyen "juego estadístico", lo que implica menos sanción y la posibilidad de resolverlo de forma administrativa. "Están enmascarando un problema real que hay de violencia y que es grave", dijo Jiménez.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver