México: El paternalismo político está por llegar a su fin, afirma Mariana Benítez

Por Soledad Jarquín Edgar
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Oaxaca, México, agosto (SEMlac).- Mariana Benítez Tiburcio sostiene que las mujeres del Partido Revolucionario Institucional (PRI) dieron "un paso histórico" durante la reciente 22 Asamblea Nacional ordinaria, al transversalizar la igualdad de género en los documentos de esa fuerza, que además fueron redactados en un lenguaje incluyente.
Diputada federal y secretaria general del Organismo Nacional de Mujeres del PRI Benítez Tiburcio responde a SEMlac y sostiene que en esta organización el paternalismo político está por extinguirse, al tiempo de asegurar que su partido volverá a ganar las elecciones presidenciales el próximo año.
"Las y los mexicanos se van a dar cuenta que puede salir muy caro al país elegir a un personaje político que le apueste a la división", dice en referencia a Andrés Manuel López Obrador, quien sería candidato del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

¿Cómo te sientes en esta tarea en el ONMPRI?
Es un momento muy importante en lo personal, porque si bien he abanderado varias causas, ninguna tan importante como esta, y he ido descubriendo poco a poco muchas cosas…Porque te soy franca, no te voy a decir que nací y dije voy a abanderar la causa de las mujeres, no.
La vida te va llevando, hay mucho que trabajar por nosotras y digo nosotras porque no estoy exenta de sufrir violencia política. Una tarea que se da en muchas arenas que contribuyen a despojar a las mujeres de miedos, prejuicios y de las etiquetas que pareciera que nos dicen "no puedes", "no te alcanza", no te alcanza, no solo en términos económicos, sino también en capacidad, proyección y conocimientos.
Somos muchas mujeres trabajando a marchas forzadas, sin parar, te puedo decir que vamos a ver un cambio en cinco o 10 años, esto ya no se va a detener, es una revolución de las mujeres que no tiene retorno, su destino es la igualdad sustantiva en todos los ámbitos.
Hace unos años cuando se aprobó la paridad, recuerdo haber escuchado a algunos compañeros que decían: "oye es que el problema que tuvimos en la elección tal fue por las mujeres", "¿de dónde las sacamos?", "pésimas candidatas"… Y hubo quién se atrevió a decir que era necesario ajustar la ley.
Ya te imaginarás el tipo de reacción que tuve.


¿Pese a la reforma hubo muchos jalones y estirones en las pasadas contiendas electorales en Oaxaca, en Chiapas, en varios estados?
Y van a seguir, yo creo que ya no vamos a dejar de ver casos de violencia política, inclusive podríamos ver un punto crítico todavía más grande porque la participación se va a ir ampliando cada vez más.
Se puede agudizar todavía un poco más ese rechazo, sobre todo el enojo ante el avance de las mujeres en una sociedad en la que no estamos acostumbradas a ser visibilizadas desde la ley, la norma, los textos normativos. El punto ideal sería que esa participación política de las mujeres sea real, no en papel.
Hace poco más de medio siglo parecía impensable que las mujeres votaran, hoy es impensable que no participen en igualdad de condiciones, hacia allá tenemos que llegar.


Cuando hablas de enojo de algunos hombres, ¿qué viste?
Los hombres no estaban acostumbrados a vivir la competencia de las mujeres, solo estaban acostumbrados a la competencia entre ellos, pero el hecho de que haya cada vez más mujeres preparadas, con maestría, que han demostrado ganar en sus distritos, con un cargo nacional, mujeres con trayectoria partidista, profesional, eso sí les asusta, y más porque existe en la ley que un 50 por ciento de las candidaturas son para ellas, eso genera molestia.
Porque hay hombres que han estado toda su vida en la política y han vivido de ella y que no están dispuestos a aceptar una mujer 20,15 o 10 años más joven que ellos, estudiada y empoderada, que cada vez voltea menos a ellos para pedirles ayuda, mujeres que rompen con el paternalismo político, se incomodan, no están dispuestos a dejar de ser los padrinos, los papás de las mujeres, se incomodan porque ellas dejan de pasar por esa "aduana", pasan sin pedirles permiso… es decir, al paternalismo político le queda menos tiempo.


¿Por qué sostienes que hubo un avance histórico para las priistas en la 22 Asamblea Nacional?
Soy una mujer de partido, he vivido otras asambleas nacionales y antes no había la apertura que hubo en esta; sin duda fue un acierto, recogimos a través de ONMPRI las propuestas de todo el país, hicimos una propuesta muy sólida y al menos el 80 por ciento de nuestras propuestas se aprobaron.
Lo esencial está puesto y un punto muy importante es el cambio de paradigma en el PRI, ahora sus estatutos, el programa de acción, la declaración de principios, la declaración de futuro, el código de ética, todo tiene un lenguaje incluyente, eso es histórico. Lo hicimos las mujeres pese a que hubo quienes decían que estábamos exagerando, porque no se daban cuenta de la importancia de visibilizar a las mujeres.
También se establece claramente la paridad, sin excepción, dice nuestro texto, en todas las candidaturas. Tampoco nos pueden mandar a distritos o municipios perdedores. Y se prevé que por el principio de reelección no será motivo para dejar de cumplir la paridad.
El ONMPRI se consolida como el órgano rector de la política de igualdad sustantiva.
Se reconoce la violencia política y se establecieron sanciones, así que no se van a aceptar candidaturas y en cargos de partido a aquel o aquella que cometa violencia política, si ya fue sentenciado, porque tenemos que preservar el principio de presunción de inocencia.
Realmente, las mujeres tenemos mucho que agradecer porque hubo apertura, porque dimos un salto cuantitativo y cualitativo.


Un grupo de mujeres priistas muy destacadas que proponen una selección de candidaturas de mujeres con base en méritos y no por sus relaciones familiares, ¿qué pasó con ese punto?
Sí, escuché esa petición y tienen toda la razón, en todos los estados de México hay la queja de que la hija, la novia, la sobrina, la ahijada entran gracias a eso y genera el rechazo de quienes trabajan todos los días. Hubo inclusive una propuesta de que las mujeres no tuvieran ningún vínculo familiar, de entrada, es buena, pero ¿por qué no pedirles eso a los hombres?
También hay hijos, ahijados, novios, con alguna relación. Hubo quien dijo que las mujeres estén capacitadas, que demuestren…claro, sí, pero poner ese requisito también es discriminatorio, porque nuevamente les estás exigiendo a las mujeres que sean exitosas, capacitadas, ganadoras, pero no lo exiges a los hombres.
El compromiso tiene que ser que sea la gente competitiva en las candidaturas, porque igual nepotismo o favoritismo se comete tanto con hombres como con mujeres. No se incluyó tal cual, se platicó de esa necesidad, de que realmente se tome en cuenta esa militancia competitiva.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver